Historia del edredón

La popularidad de los edredones se ha disparado en los últimos años y es raro encontrar una casa que no los tenga. Aportan elegancia, vistosidad, comodidad y calor de una manera muy fácil. Pero no siempre ha estado tan presente en los hogares.

Los primeros indicios que hay sobre la vestimenta de una cama datan de Bizancio. Allí por el año 330 d.C, Constantino desplazó la capital del Imperio Romano a Bizancio y allí las clases adineradas y bien situadas socialmente ya tenían mantas, sábanas, colchas y cubrecamas con bordados muy elaborados.

Pero paradójicamente, los edredones propiamente dichos surgen en la Europa rural. Los campesinos trabajaban de sol a sol en el campo y con los animales,  sus medios eran muy escasos para protegerse del frío. De esta manera, utilizaron como relleno las plumas del Eíder, un tipo de pato cuyas plumas tiene efecto aislante.

El escritor inglés Thomas Nugent, dejaba testimonio de ello en el año 1749. En un viaje que realizó a Westfalia, situado en pleno corazón de Europa, en el centro de la actual Alemania, reflejó lo siguiente:

Hay una cosa muy particular en ellos, esos no se cubren con ropas de cama, sino que ponen una cama de plumas encima y otra debajo. Esto es bastante cómodo en invierno, pero cómo pueden soportar cubrirse con sus camas de plumas en verano, tal como se hace habitualmente, no lo puedo concebir.
Thomas Nugent, The Grand Tour 1749, vol. II. p66.

Los europeos llevaron consigo los edredones a Estados Unidos, donde tuvieron un papel social muy importante. En la segunda mitad del siglo XIX, muchos europeos viajaron al Nuevo Continente para hacer fortuna. Allí tuvieron esclavos africanos que estaban a sus servicios y realizaban las labores del campo los hombres y las de la casa las mujeres. Pese a que creían a los africanos inferiores y apenas se relacionaban (esto era más frecuente en los hombres) las mujeres Europeas y esclavas convivían en la misma casa. Uno de las labores más destacadas era el tejido de edredones, que tanto unas como otras hacían, además de para vestir sus camas, para mostrar su creatividad, ganar estatus social, representar diversos temas y creencia y grabar la historia de la familia. Tanto señoras como esclavas vieron que una parte importante de la cultura opuesta era común: contar historias y el folclore. Se dio un intercambio y difusión de las culturas europeas y africanas.

 

 

 

Edredón afroamericano

 

 

Volviendo a Europa, fue en Escandinavia y en los países del norte de Europa donde se popularizaron e insertaron de manera definitiva en la vida social y de ahí viene el nombre de edredón nórdico, o simplemente nórdico. Y ya en nuestros días, el edredón es utilizado en casi todas las casas durante el invierno, más que por el frío, por un motivo de comodidad y estética.

Puedes ver nuestros productos de cama aquí.

Esta entrada fue publicada en Somos expertos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historia del edredón

  1. Yo no podría vivir sin mi edredón! de todas formas bonita historia , siempre se aprende algo nuevo , bss Cristina Huarte, Muebleando.blogspot.com

  2. SimetryaService dijo:

    Gracias por tu comentario, nos encontraras en Facebook Simetrya Home donde actualizamos nuestras entradas del blog, hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 3 = cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

He leído y acepto la Polí­tica de privacidad