Colonia Vidal, mucho más que una fábrica textil

En la segunda mitad del siglo XVIII y XIX acaeció en España uno de los momentos más importantes de la Historia: La Revolución Industrial. Supuso una evolución, el mayor conjunto de transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales. Después vino la Segunda Revolución Industrial, a finales del XIX y principios del XX, cuando destacaron el País Vasco con su industria metalúrgica (los Altos Hornos de Vizcaya) y Cataluña con la industria textil.

En ésta última comunidad el proceso de industrialización se llevó a cabo a través de las llamadas colonias industriales, que constituían un núcleo autosuficiente de fábricas, casas para los obreros, escuela, iglesia, etc. Una de las más destacadas por la calidad de sus tejidos es la Colonia Vidal, especialmente por sus sábanas, situada en el municipio de  Puig-Reig, en la ribera del río Llobregat, para poder aprovechar la energía hidráulica.

Para elaborar esos productos importaban materias primas de calidad del exterior: algodón, lino, seda y lana de India, China o Estados Unidos. Lo transportaban en paquetes que podían llegar a pesar hasta 300 kg, ya que el material que contenían estaba muy comprimido. El otro ‘secreto’ era llevar a cabo el proceso entero en su colonia, hasta el último el paso, la textura: las prendas que salían de los telares eran sometidas a diferentes operaciones y procesos termomecánicos para darle un aspecto más agradable y bonito. De hecho, había otros fabricantes que llevaban sus productos a Colonias Vidal para realizar este proceso. Después eran doblados y empaquetados para ponerlos directamente a la venta.

La Colonia Vidal fue fundada por Ignasi Vidal Balet y su familia cuando en 1882 compraron los terrenos. La construcción comenzó en 1892 y no terminó hasta 1901. La colonia estuvo funcionando durante 80 años, hasta 1980, pero no cerró sus puertas definitivamente: lo adaptaron para que fuera un museo y que los visitantes pudieran hacerse a la idea de cómo era trabajar allí y qué supuso para la vida de sus ciudadanos.

La Colonia Vidal fue el reflejo de un momento histórico clave en las relaciones patrón-obrero, el reflejo de una estructura social, de un modo de vida organizado por y para el trabajo productivo. Fue mucho más que una fábrica textil como muestra la escritora Sílvia Alcántara en su novela Olor de colònia, donde la fábrica es el escenario por el que transcurre la trama y la vida de todos los personajes. Personajes inspirados en la propia biografía de la autora, que vivió su infancia en esa colonia.

 

Esta entrada fue publicada en Somos expertos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


6 + = catorce

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

He leído y acepto la Polí­tica de privacidad